Soga de papel

39.55 ;2.73
lunes, abril 04, 2005
  Devoción
Mi único consuelo es el haber prolongado tu sufrimiento en tus últimos alientos de vida, sí amor, morimos juntos. Cada uno de aquellos últimos latidos era como una punzada diabólica que penetraba mis entrañas buscando algo ajeno a la carne para alimentarse: mi mente. Infecciosa araña que extendía su tela entre mis tejidos y devoraba, y aprisionaba, y corrompía todo lo que con sus finos hilos acariciaba.

Prolongué tu sufrimiento, porque te quise con la misma devoción que un creyente a su dios... Sí, sí, sí... Amor, fuiste la única persona a la que amé en este mundo, pero no podía... no podía perderte. El cristal se deshizo en agua en mis manos.
 
sogadepapel@hotmail.com
LINKS
Diario de un impresentable
Susurros
ARCHIVOS
octubre 2004
noviembre 2004
diciembre 2004
enero 2005
febrero 2005
marzo 2005
abril 2005
febrero 2006
marzo 2006

Sindicar

Powered by Blogger
Weblog Commenting by HaloScan.com