Soga de papel

39.55 ;2.73
domingo, marzo 05, 2006
  Noches
Nunca debí dejar de ser un lobo solitario. Fue ella, fue la sociedad que la envolvía, lo que acabó de enloquecerme.

Recuerdo noches calmadas en la que sólo había tiempo para las sonrisas, las miradas furtivas que no pretendían decir nada pero accidentalmente lo decían todo; los prolongados silencios que se tensaban por la intensidad de nuestros sentimientos. Sentir tanto y no poder articular palabra.

Ella y yo danzando en el borde de distintos mundos, desconociendo el pasado y el futuro del otro; ignorantes de los secretos ajenos pero hechizados por el místico halo de seductora intriga. Amándonos sin ser concientes de ser correspondidos. Sintiendo cada compás del silencio como un arma de doble filo oxidado.

Sus ojos, que ocultaban la crisálida de la desgarradora desesperación. Mis manos, que ocultaban el olor que evidencia el carmín de la sangre.
 
sogadepapel@hotmail.com
LINKS
Diario de un impresentable
Susurros
ARCHIVOS
octubre 2004
noviembre 2004
diciembre 2004
enero 2005
febrero 2005
marzo 2005
abril 2005
febrero 2006
marzo 2006

Sindicar

Powered by Blogger
Weblog Commenting by HaloScan.com