Soga de papel

39.55 ;2.73
lunes, enero 31, 2005
  Suspiros de muerte
Nacéis muertos. Sí, muertos. Porque buscáis la inmortalidad postmortem y despues de la muerte nada queda. Nacéis y os descomponéis porque veis eternidad donde solo hay podredumbre. Y seguís muertos, solo números destinados al olvido y ajenos a la realidad.

Trabajas, comes, duermes: no vives, ¡solo mueres! ¡Y que vuelva el superhombre porque ya ni hombres sois! ¡Solo cadáveres!
 
sábado, enero 29, 2005
  Vidas agrias
Y ahí, al término del recto camino de asfalto gris, encuentras un abismo imprevisto en tu paralelo sendero. Y derramas agua insensible por tu piel marmolea: blanca, fría, dura y frágil... cual carcasa perfecta del alma errante que nunca tuviste.

Y con la muerte que se adelanta impetuosamente alentada por el cianuro pronuncias tus últimos despojos: "que te jodan".
 
martes, enero 25, 2005
  Frío
¡Qué frío hace!, exclaman algunos. ¡Ja! ¡Me río yo de los esquimales! Me rio yo de quién es capaz de lanzar esa exclamación cuando no ha sentido siquiera el frío del mísmisimo Lúcifer, inmolado incesantemente. Carcajeo ante quién no ha sentido la quietud absoluta de átomos que produce el movimiento impasible de la sociedad, ni siquiera una mirada de desprecio: ¡cuánto frío!

Desprecio al ignorante que no conoce los témpanos de hielo de la soledad que atraviesan el corazón, ni el granizo de la marginación que hiela el cuerpo de los pies a los ojos y las encías.
 
domingo, enero 23, 2005
  Caras
Teatro de máscaras, todos se ocultan... Se ocultan y traicionan, escondidos tras su disfraz arrancan del cuerpo otra pizca de confianza, felicidad, humanidad; después, con sus ropajes antiguos pretenden afirmar que fue mentira... Función, carnaval, disfraces repletos de falsedad, mentes plenas de vanidad, de hipocresía.

Esta es la sociedad, este es mi entorno.
 
jueves, enero 20, 2005
  El hombre sin faz
Agotada, exhausta, ahogada.
Te oprime la muerte, lloras tu sola,
pides clemencia, ayuda de alguien
nadie responde, te muerden las sienes

¿Qué es? ¿quién es?
¿son hombres? ¿son hienas?
¿conejos, quizás?
¡No!¡No! ¡Es el hombre sin faz!

El hombre sin faz, de dobles espaldas
se mueve impasible en funciones lineales
El hombres sin faz, de pieles giradas
no rie, no siente, no quiere, no teme,
camina insensible por calles cuadradas.
 
miércoles, enero 12, 2005
  Noches insomnes
Las serpentinas lenguas flameantes zigzagean por los oídos, se adentran, perforan los timpanos y devoran la inerte masa gris. Aterrado por voces carcomidas, siquiera logras llegar a una consciencia incorpórea. Aislado. Muerto.

¡Arrancadme el cerebro! ¡Despojadme del alma! ¡Sacadme los ojos y arrastradme hasta la fragua del infierno entre minotauros y otros seres ancestrales! ¡Comed gusanos, comed la carne morada! ¡Bebed gárgolas, bebed la sangre azul! Pues, al fin y al cabo, mi sangre sobre el papel queda.
 
martes, enero 11, 2005
  Vencido
Cabizbajo, con los ojos lagrimeantes, brindas con otra última copa a solas con tu interior. Brindas a favor del olvido y vuelves a caer derrotado por la inmensidad del conocimiento. Sales de la caverna para agonizar en el camino: las simétricas farolas iluminando; esporádicamente parpadeando o apagadas; las afiladas esquinas de manzanas cuadriculadas aguardan otro paso en falso, el camino se sucede al infinito...

Con la lúcidez alcohólica consigues comprender que ese es tu destino: un tétrico camino mal iluminado, hilado de escarpadas lanzas aguardando la carne que pronto ha de caer.
 
viernes, enero 07, 2005
  Sangre inerte
Como cada año ha vuelto a visitarme... Casi ocultándose, sentado frente a mí, sólo lograba articular preguntas de una superficialidad irritante; sin levantar nunca la mirada, absorto en el movimiento de sus manos, ignora las respuestas. Un rito anual en el cual se han establecido unas pautas, como en todo lo que me rodea.

Cuando viene trae, incrustados en el pecho, todos los recuerdos que, poco a poco, me han creado. Es como si en él no pasase el tiempo y, al verle, siento náuseas... me cuesta creer que ese ser gris que se alza ante mí sea mi sangre... Cree tan sólo en las convenciones sociales; no tiene un pensar propio, una mente libre. Es un muñeco ligado al mundo.
 
jueves, enero 06, 2005
  A aquella chica que enfermó
Los rayos ultravioletas se abren paso por tus sangrantes pupilas. Al alba contemplas el principio de tu último día, el irónico nacimiento de la muerte.

La inmensidad del azul se clava en el recuerdo. Los ojos esperanzados que destruyen la persona; contemplan la grandiosidad del mar que ennegrece el corazón: el roedor del alma azul.

Anochece y con la oscuridad recobras las alas que te quitaron al nacer. Vuelas y lloras. Lloras y cae la ultima roja gota por la sangre de sacrificios no derramada. Lloras por la sangre de sacrificios vanales. Los ríos de sangre derramados metaforean en tus mejillas. Suspiras, aguardas paciente su llegada. "Descansa, te aguarda el descanso eterno". Sonríes y duermes. Hasta siempre.
 
lunes, enero 03, 2005
  Tormento
No se abría, la oscuridad que me rodeaba me mantenía encerrado y empezaba a infectarme... La puerta no se abría y mis frenéticos golpes hacia su firme madera carcomida eran inútiles. Sentía miedo, un terror que me asfixiaba, apretaba mi cuerpo al igual que una serpiente que abraza a su presa.

Poco a poco ese miedo se transformó en indiferencia, la indiferencia en indignación y la indignación en puro odio.

Llegué a odiarla, a aquella oscuridad que me ahogaba, a aquella sociedad que me corrompía.
 
sogadepapel@hotmail.com
LINKS
Diario de un impresentable
Susurros
ARCHIVOS
octubre 2004
noviembre 2004
diciembre 2004
enero 2005
febrero 2005
marzo 2005
abril 2005
febrero 2006
marzo 2006

Sindicar

Powered by Blogger
Weblog Commenting by HaloScan.com